NUESTRA HISTORIA PASO A PASO

Al igual que muchos negocios, La Buena Vibra comenzó como un simple sueño con un terreno baldío cuya única forma de acceso era a través del jardín trasero de la casa de los fundadores.

 

Todo empezó después de la Navidad de 2005 cuando trabajaron en conjunto con un arquitecto local para elaborar un bosquejo de lo que sería un pequeño retiro de yoga. Se comenzaron los trabajos de construcción en febrero de 2006 seguidos por otras compras de terreno a vecinos, hecho que permitió expandir el concepto a un hotel tipo Retreat y Spa que ofreciera yoga y programas espirituales para complementar el enfoque holístico de bienestar.

 

Al estar tan adentrados en una sección del pueblo de Tepoztlán dónde no existía mucha infraestructura, se tuvo que invertir en mejorar el servicio eléctrico, introduciendo electricidad de tensión media y transformando 22,000 volts a 120 volts a través de una estación eléctrica con un generador de respaldo adquirida por los fundadores. El mismo enfoque de mejora de infraestructura se ha aplicado a la administración de sistema de agua, sistema de drenaje y sistema de telecomunicaciones; siempre tomando en cuenta el medio ambiente y las necesidades y comodidades de nuestros huéspedes.

 

En enero de 2009 se abrieron las puertas por primera vez y en cuestión de meses, las recomendaciones en voces de nuestros huéspedes permitieron que la operación del lugar fuera sustentable. El plan operativo del negocio desde un principio se ha construido en torno a ser una empresa familiar con apoyo a nivel local. Lo que ha significado que los fundadores se hayan involucrado íntimamente con la operación y con la gestión de personal, mediante las relaciones con los empleados y con los huéspedes.

malixfilms-092230.jpg

NUESTRA HISTORIA